UNA CUESTIÓN DE ORGULLO

rOSA lLIBRE

“La casa esta donde el corazón”

Proverbio Irlandes

 En realidad, todos estamos orgullosos de nuestra tierra, de aquello que a modo de raíz persistente de una manera u otra nos ata a la tierra, a lo más profundo de nuestro lazo con la naturaleza.

 Soy Catalán, un Catalán que ha viajado mucho y vivido fuera de su casa mucho tiempo.

 Algo que a modo de Master de la vida, me ha permitido admirar y respetar toda cultura similar o diferente.

 Pero en momentos de dificultad, vestida de incomprensión y preñada de intereses, asoma a modo de coraza la auténtica razón de los porqués uno se siente orgulloso de pertenecer a un pueblo, a una manera de ver y sentir la vida que en forma de valores se ha ido transmitiendo a través de generaciones, y que crea una cadena irrompible en el tiempo.

 Me siento orgulloso de pertenecer a un pueblo que incluso cuando baila, cierra un círculo virtuoso que sólo necesita de las manos para sentirse fuerte, mano con mano, contando los pasos para juntos, crear la danza más bonita de todas las danzas que se hacen y se deshacen.

 Un pueblo que mano a mano, crea Castillos que miran al cielo sostenidos por los hombros de hombres y mujeres, que confían unos en otros, creando un círculo de confianza que los hace fuertes y los convierte en invencibles.

 Un pueblo que es capaz de reivindicar sus raíces en paz, y cogidos de nuevo de las manos, se pone en pie creando una cadena, y es capaz de unir a cientos de miles solo a través de sus manos y sus sentimientos, entre una mirada de orgullo, y un sentimiento que traspasa emociones y cruza cientos de kilómetros.

 Un pueblo, cuyos símbolos Nacionales son una rosa y un libro, a los que el día de su Patrón los utiliza como símbolo perdurable de homenaje a la belleza y la inteligencia.

 Un conjunto de personas solidarias, a pesar de ser acusadas continuamente de lo contrario, y que responde a cualquier desaire a través de manifestaciones pacíficas y festivas.

 Una sociedad que habla indistintamente dos idiomas con el respeto que merecen las personas, porque más allá de lo que digan cree que el individuo esta por encima de la lengua, y que es capaz de cambiar ese idioma por el simple hecho de que uno sólo no lo entienda.

 Que mira el desprecio que tantas veces recibe y la incomprensión de quienes no lo conocen con la paciencia del que hace pedagogía a los sordos y a los ciegos.

 Un pueblo que desprecia a los intransigentes, vivan donde vivan, y repudia la violencia, porque esta al otro lado de su manera de entender la vida.

 Que ha sufrido desprecios, boicots, burlas, pero que entiende que eso, son minorías y que al final, ellos forman parte de algo más grande.

 Y sobre todo, me siento orgulloso de la tierra de mis padres, venidos de fuera, que supieron abrazarla y entenderla, como tantos otros, que tiene valores y sobre todo, que se pone de pie,  mira al futuro a los ojos, y le dice, espérame que vengo!!

 El mío, es un pueblo como cualquier otro, con deseos, ilusiones colectivas que día a día se expresa como mejor sabe, que se rebela ante lo que no cree y ante la injusticia, pero sobre todo se rebela como pueblo y como sociedad, más allá de intereses Políticos!

 Aunque algunos, crean lo contrario.

 Y sobre todo, es un pueblo paciente que ante peticiones, recibe amenazas, ante propuestas recibe silencios, y ante los para que…. Sólo recibe los porque!

 Seguramente, mi padre hubiera escrito lo mismo, y el padre de mi padre, y así muchas Generaciones, y esta, es la auténtica fuerza de este pueblo, una cadena de emociones irrompible en el tiempo.

 Seguimos dándonos la mano para todo, y creciendo en manos y sentimientos que se enlazan… Y esto al final es un Tsunami imparable que sólo los pueblos con orgullo pueden crear.

 No soy anti nada! Sólo amo lo que soy!

 Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá…

 Pau Casals