DESDE MI PECERA

Es curioso, compras un Pez, lo colocas en una Pecera, y a partir de ese momento, dejan de ser un conjunto de peces, para convertirse en un acuario!

 Y a veces, absorto en el espectáculo de tan peculiar mundo, eres incapaz de percibir figuras, ocultas tras un conjunto de siluetas moviéndose, y los propios peces, pierden su identidad, para fundirse en una comunidad, que forma su propio mundo.

 Sin darnos cuenta, nosotros, muchas veces,también acabamos perdiendo nuestra identidad, para formar parte de un conjunto.

 Al igual que los peces, una vez introducidos en nuestras peceras, de  formas variadas,  repletas de mesas y cables, pantallas y cristales, que reflejan un mundo exterior aislado de ti , y te protegen de su contaminación, dejamos de ser individuos, para formar parte de una comunidad, en la que se nos conoce por nuestra responsabilidad dentro de la misma.

Y al igual que un acuario, y guiados por ese instinto animal, que jamás deja de acompañarnos, cada uno, empieza su ciclo vital dentro de la comunidad, asumiendo el rol que mejor le encaja, reflejo de lo que es su vida, y su carácter, forjado a base de sus propias vivencias, y valores.

 Y, si en un remanso de lucidez,somos capaces de observar, veremos como en cumplimiento de su misión, los hay, que formando una perfecta simbiosis, sobreviven, a base de intercambios de halagos, viviendo a la sombra del halagado, que les mantiene lejos de los depredadores.

 También, podremos observar a los carroñeros, que lejos de buscar comida, se dedican a recoger las sobras, en formas de jirones de ideas, pero que al fin y al cabo, cumplen su función, que compartida, mantiene limpio el espacio.

 Podemos ver, los siempre presentes, y cuya falta seria enseguida percibida de los Pez Payaso, cuyo nombre, refleja su cometido, y además, esta necesitado de una anémona que le cubra sus debilidades, le proteja, y que a cambio,le entrega cualquier cosa que esta quiera.

 Y porque no, también podremos encontrar aquellos que, suplantan su inutilidad, y su falta de aportación, con bellos colores, que nada aportan, pero que son tan necesarios para dar un toque de color al habitat, y hace de eso, su motivo de existir.

 Y estos, suelen ser los mas abundantes, pues se suele llenar cada rincón con varios!!

 Y como no, esta el depredador!

 Al menos, uno por pecera… Y de varios tipos.

 El encantador, que hace que te acerques, te hipnotiza y acaba devorandote, o el huraño, que le ves venir, sabes de que va, pero que al final, intentara morderte!

 En cualquier caso, se creen los reyes de la pecera, pero al final, como los demás no dejan de ser parte de un decorado donde cada uno tiene su función marcada… Y dirigida por el dueño del acuario!

Dejas de ser un pez….. En una Pecera……Para pasar a formar parte de un acuario…

Y yo desde mi pecera…. Y como parte de la misma… No dejo de reconocer ” ejemplares” todos los días….. Incluido yo mismo!!

“El destino determina quien entra en tu vida, pero tú decides quien se queda”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s